Cuando sientas miedo

Woody Allen dijo una vez que el miedo es su compañero más fiel, jamás le ha engañado para irse con otro. Las personas que nos hemos enfrentado a cuidar a un familiar, a ver minar su salud y dependencia día a día sabemos que este compañero no se separa nunca de nosotros.

Y hoy no es que quiera hablar del miedo, ni de cómo superarlo… sino de cómo convivir con él y conseguir que no nos paralice. Hace una semana tuve el placer de asistir a la formación Leading Self de Oxford Leadership en Universitas Telefónica y allí obtuve la respuesta.

La responsabilidad conlleva un sentimiento de temor. Ser responsable implica enfrentarse a tus miedos, ser consciente de que están ahí y van a estarlo siempre y cargar con ellos sin dejar que frenen nuestro progreso. Por todo ello es vital conocerse a uno mismo y saber qué es lo que quieres y lo que puedes hacer al respecto.

Para lograr esto la propuesta era clara. Pasar un fin de semana en las magníficas instalaciones de Universitas a las afueras de Barcelona, olvidarse del móvil y ser totalmente sincero contigo mismo. Nadie lo hace bien o mal, lo único claro es que cuanto más das más recibes. El programa consistía en hacer un viaje a tu pasado y a tu futuro tanto desde el plano racional como emocional para saber dónde estás y quién eres en este momento.

Para ello partimos de un repaso a nuestra vida, identificando qué nos ha hecho felices y qué desgraciados para detectar patrones. Para algunos la felicidad era estar con los suyos, para otros la independencia, para otros la autorrealización en el trabajo… Continuamos haciendo un trabajo de instropección, buceando entre los que son nuestros miedos y valores y buscando un propósito, qué es lo que nos mueve. En función de esto ya pudimos establecer unos objetivos y una estrategia para lograrlos.

Cosas que he aprendido

Es vital tomarse un tiempo para hablar contigo mismo ¡eres la persona con la que más tiempo vas a pasar a lo largo de tu vida! Es necesario tomar distancia, analizar la situación y entender el contexto para actuar con criterio y no por impulso; nadie puede esperar la perfección ya que ésta no existe y hay que ser conscientes de que somos los primeros en tener errores y miedos. Probablemente, el cuidador es en muchos casos el pilar familiar, el que pone toda la fortaleza pero no hay que olvidar que hay que cuidarse para cuidar. Llegados a este punto, conociendo nuestras fortalezas y debilidades seremos capaces de tomar distancia hasta en las peores situaciones y decidir cómo reaccionamos ante ellas, y ya desde mi propia experiencia, os puedo adelantar que si cambias tu visión del mundo y lo ves desde esta nueva perspectiva el mundo cambiará ante tus ojos y si bien no todo será más fácil, sí que será menos duro enfrentarse a ello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: